GALARREGI


"Galarregiko lezia: Nabarniz. Abierta en la ladera norte del monte  Galarregi. 160 metros de profundidad que se alcanzan a base de descender  pequeños saltos (el mas largo de 25 metros). Tras una primera parte de  desarrollo vertical se alcanza, 100 metros más abajo, una galería  subhorizontal, amplia, por donde circula un escaso aporte de agua pero que  aumenta considerablemente en época de lluvias. Un salto de 6 metros hace  cambiar la morfología de la galería. A partir de aquí, estrecheces, meandros  desfondados y resbaladizos, pozos inestables… hasta alcanzar un paso  estrecho, con corriente de aire, y pendiente de exploración desde hace más  de 15 años. El desnivel potencial de la sima es de -450 metros. Es uno de  esos lugares donde los espeleólogos acaban confundiéndose con el barro,  por lo que fue calificada con acierto de “procelosa” e “inmunda”. Se  recomienda su visita a “los amantes de la espeleo alegre y divertida” y  sobre todo a todos aquellos que están buscando una excusa para abandonar  definitivamente esta respetable actividad."  

 



Dice la leyenda que Sherezade le contaba cada noche un cuento al Sultán  para que no la matase como al resto de sus mujeres. Era una historia  infinita, con finales que no terminaban nunca, de tal manera que el Sultán  siempre quería escuchar la continuación del cuento al día siguiente. El  ADES descubrió Galarregi hace ya más de treinta años, y Galarregi, como  Sherezade, ha ido inventando desobstrucciones que no acaban, grietas que  parecían continuar o estrecheces en las que se escucha algo de eco. Se ha  inventados oasis sin agua y grandes galerías que se cortan en seco. Gure  buzoak urratu ditu, burdinak apurtu ditu, Galarregik gure larruazala gogortu  egin du. Inkognita itxi egin da saio honetan, bai, baina koba ez da amaitu,  ez ez ez, oraindik sentitu ahal dugu haize hori.  
Los que han estado en Iñubija II– destino teórico de Galarregi– hablan de  un viento tan frío que no puede venir de la calle, un aire que sólo puede  salir de las profundidades de la montaña. Cada vez estamos más seguros  de que hay algo entre las dos cuevas, algo grande y malvado que suspira en  ráfagas heladas.  
Así que seguimos explorando. Esta vez me animé a cruzar la frontera del  iturri y me cargaron el petate de la comida y la bebida. Así podría llevar  provisones a la punta. Fui solo y tranquilo. El camino se intuía y, con un  
petate liviano, podía resultar hasta divertido. Los pasamanos, un par de  péndulos, pozos pequeños, y por fin llegas al oasis y ¡te revuelcas en la  arena! Ondoren, estuasun batzuk pasa ta gero, bi esploratzaileak aurkitu  nituen, taladroekin eta kableekin nahastuta. Bigarren magia ekitaldia
amaituta, “la gran galerie”ren inkognita deuseztatu genuen. Kobaren  puntaren goiko partea itxita zegoen. Así que zerbait jan eta kanpora!  Entonces entendí la maldad de galarregi, esa misma maldad que retuerce el  árbol de la entrada y que te incita a soltar el petate cuando jamás deberías  (lección aprendida…). En fin, escoltado por Gotzon, que protagonizó un  destrepe kamikaze en el pozo del rencor, salí fuera…  
ADES ha querido redactar las características morfopsicológicas de la cueva  para todos aquellos espeleólogos interesados:  
Sima abierta en materiales calcáreos del Cretácico (Aptiense-Albiense de  facies procelosas). El conducto se abre a favor de diaclasas, generalmente  en dirección S-N y con tendencia a lo miserable. Abundan afloramientos de  rudistas, corales y estrecheces.  
Los sedimentos en disolución (abundantes en la mayor parte de la cavidad)  producen un curioso efecto sobre el material empleado en la progresión  subterránea, impidiendo su correcto funcionamiento y alterando  constantemente el estado de ánimo del explorador.  

 



Seguramente, todos los grupos de espeleología tendrán en mente una  cueva, una sima, en la que realmente acojona entrar. Esa sima que intentan  evitar siempre que pueden, pero que a la vez les araña en la conciencia,  recordándoles que está allí, pendiente de ser explorada.  
Hace mas de 20 años, Gotzon Aranzabal, del ADES, se adentró mas que el  resto del grupo en la sima de Galarregi. Lo dejó en una estrechez, con una  inmensa corriente de aire, a una cota de -160 metros respecto a la entrada.  
Esa corriente de aire tenía que provenir de algún lugar, casi seguro se  trataba de la misma que circula la estrecha cueva de Iñubija II (Ispaster)  situada a los pies del monte, 500 metros mas abajo. El resto del grupo  (prácticamente solo se atrevió a acompañarle uno), le esperaban atrás.  Tenían esa sensación de estar en donde cristo perdió la alpargata. Tenía  todavía horas para salir de ese infierno de barro.  
En diciembre de 2013, nos animamos a retomar la exploración de esta  cueva. Nos llevó mas de tres días alcanzar la punta donde lo dejó Gotzon  20 años atras...  
Y se consiguió superar... la morfología del otro lado animaba a proseguir
con la exploración ya que parecía que la cueva se ampliaba y se  "acomodaba"...  
...nunca mas lejos de la realidad...  
La famosa gatera de Gotzon (el llamado término del 97) se abre a lo que se  denominó posteriormente como "ZONA C" de Galarregi, un tramo de  apenas 80 metros, en los que se consigue descender 40 metros (alcanzando  la cota récord de -200m), pero que lleva mas de 1 hora superarlo, por culpa  del desfonde constante (desfonde significa que se trata de una grieta sin  suelo, que obligatoriamente tienes que ir empotrado en las paredes si no  quieres caer al agujero que tienes debajo y quedarte atascado), de las  estrechas cabeceras y del omnipresente barro (que provoca que los aparatos  del arnés dejen de funcionar correctamente, dificultando enormemente el  avance y provocando sustos en los tramos de cuerdas). A todo ello hay que  añadirle que en este tramo hay que arrastrar un petate con el pesado  material de exploración...  
La punta de exploración, la marca una grieta de dos metros, a una cota de - 200 metros respecto a la entrada, con una brutal corriente de aire. Para  pasar habría que ampliarlo...  
La última salida se realizó en octubre del 2014. La sima sigue allí, instalada  (con las cuerdas y los anclajes sin retirar), y ha llegado la hora de tomar  una decisión. ¿Se intentará atacar el fondo o se retirarán ya las cuerdas y  los anclajes?  
Parece que el jueves se tomará una decisión. 

 




iruzkinik ez:

Argitaratu iruzkin bat